domingo, 9 de noviembre de 2014

Cuando los versos son balas (1)

Bosque de castaños en el valle del Genal 



Caminábamos cuesta arriba
justo cuando me contabas de tu infancia,
de la dictadura paternal que te hizo poeta.

Justo ahí me pedías que acompañara tu lucha,
que diéramos balas en versos
para fusilar lo hermoso.

Querías que yo militara con vos
en vos
que me adentrara en tu pueblo
en tus letras
en los pocos lunares que tenes
y que de a poco y sutilmente simulara la locura
de creer poco o mucho en vos.

Ellos- tus amigos -coreaban sus lamentos,
yo aturdida de tanta locura
corrí

                                                                         ya vez, suelo ser cobarde.

para librarme de ese mal sueño que eras.


Pero nada me alejo del dilema que ahora vivo.
¿Solo fuiste un sueño? o
¿Sos el reflejo de la vida cruzada de moléculas hechas letras, versos?

Como sea Martín, ahora vivo con la sensación de haberme
convertido en poeta.
De esas que vomitan frustración.

                                                                       Da igual, ahora soy parte del clan.













No hay comentarios:

Publicar un comentario