miércoles, 4 de febrero de 2015

Despedida

¿Conoces  a Manheinn?
No -dije yo, pero avísame si debo buscarlo. Vos sabes lo que yo necesito.
Creo que te puede ayudar.
Si?
Si.




-Cómo es posible sobrevivir a tanta intensidad. 
Soy yo la que lo crea, recrea?
Ahora despierto y sigo, sigo con las ganas de no tenerte ganas.

-Veo los libros y entiendo de tu ausencia.

                                  ¿Ausente de mí, de vos?  

-Da igual nunca estuvimos, ni siquiera nos desnudamos.
-Eso sí, recorrimos kilómetros de sed, de arena y de ansiedad por poseer la mente del otro.

¿Cuál mente? 

-La tuya querido, la mía quedó obsoleta, digerida en el pizco, la mía quedo subordinada a los años de colonialismo y a la fuerza del patriarcado. 
Me sentí absurda.

                                                                                                               -Pero no siempre ha sido así, en los                                                                        momentos de lucidez te abrazo como la última balsa en medio                                                       del océano, como la última sonrisa que he visto, como la ternura andando, la negada por la matriarca,

-Los abrazos que te han negado los buscas en mí y no los tengo o a veces sí pero no quiero dártelos.


Y volvemos a la despedida, para este momento solo puedo agradecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario